Viernes, 02 Diciembre 2016

ssssssss

Cronograma 2017

 

 Jugamos con emoción atendiendo a los niños y sus familias

 

 

 

BUSQUEDA: La atención psicológica está dirigida a la exploración de lo trae a la persona a este espacio con el deseo bienestar. Entendemos que nuestro espacio puede ser una oportunidad en este camino de búsqueda para superar el asunto que limita a una persona. Sabemos también que hay fortalezas que se encuentran dentro o fuera de sí y que hay encontrar el camino para aproximarse a ellas y ponerlas en acción.

CONJUNTA: La búsqueda es conjunta porque se trata de establecer una relación de colaboración activa entre profesional y consultante que se inicia con un acuerdo. Entendemos que nadie puede ni debe imponer una ayuda a quien no está interesado. “Como profesional me centro en las personas (niños o adultos) con toda mi presencia y mi saber, sosteniendo en las crisis que acompañan a los procesos de transformación personal o familiar”. Por su parte, el consultante toma conciencia de sí mismo para sintonizar con el camino que está construyendo. Trabaja en la reflexión y acción de sus dificultades, observándose a sí mismo, se mantiene alerta para percibir sus reacciones internas; revisar críticamente sus actitudes y ensayar nuevas formas de actuar y de relacionarse con los demás.

AL SERVICIO: El acompañamiento y la ayuda están al servicio de las personas que conforman el grupo familiar. No prescribimos las decisiones que tienen que tomar los miembros de las familias, ni determinamos la forma en que tienen que vivir. Cada persona define los motivos que le llevan a pedir ayuda, éstos los revisamos conjuntamente y definimos un camino, algún procedimiento para enfrentar hacer frente a sus dificultades.

EL PROCESO DE UNA PERSONA O GRUPO: El diccionario defino “Proceso” como “Acción de ir hacia adelante”. Nuestra visión es que cada persona o grupo es como un tren en movimiento: en cada etapa vital se detiene temporalmente para continuar después su marcha hacia una nueva etapa. Desde esta imagen, cada persona o familia es como un tren  y al no poder reanudar su marcha sufre. En este sentido, la atención psicológica consiste en atender las señales que el propio tren emite y atender a su llamada. Por experiencia sabemos que en los síntomas se encuentra la información de lo que cada persona necesita para continuar su viaje.